¿Cómo hacer rentable mi negocio?

Escrito porReady4U Categorías: Emprendimiento, Estrategia, Finanzas, Marketing

Nosotros ganamos dinero porque estamos especializados en un sector de primera necesidad (las empresas siempre necesitan ser rentables) y porque ofrecemos un servicio que no resulta fácil de encontrar, ya que los que triunfan guardan muy celosamente la información estratégica importante. Sí, ya sé que hay mil agencias de marketing pero... o no cuentan con experiencia contrastada o muy pocas hacen un estudio meticuloso de cada negocio y se centran en empresas emergentes o con problemas de solvencia. El motivo está claro: pueden ser un coñazo como cliente por el miedo al fracaso (requieren invertir mucho esfuerzo en pedagogía), suelen tener poco capital, suponen mucho riesgo y, en media, son las que menos margen dejan.

La gracia está en que no se trata únicamente de publicitar un producto o servicio, sino que existen varios factores que resultan decisivos para que una startup no se vaya a pique a las primeras de cambio. Muchos de estos puntos también son aplicables al resto de negocios:

1) Desvinculación del proyecto por parte del promotor: Os sorprenderíais de los casos que existen de "he tenido una idea genial y quiero que otro la ejecute por mí y me haga rico".

2) Problemas de financiación: En general el ser humano es muy malo haciendo estimaciones, y la mayoría de las compañías que fracasan lo hacen porque no tienen suficiente respaldo financiero para alcanzar sus objetivos de producción. A veces no basta con los ahorros y la familia, hay que estar preparado y en buenos términos con los bancos para pedirles un préstamo cuando lo necesitemos. No descartemos tampoco el crowdfunding o a los business angels cuando los FFF (Family Fools and Friends) se sequen. 
¡Por cierto! muy atentos también al flujo de caja: tratad de pagar a proveedores a la entrega, y cobrar de vuestros clientes un anticipo que cubra al menos el coste del servicio básico.

3) No saber reaccionar a tiempo: También somos demasiado proclives a valorar más el esfuerzo pasado que la realidad futura. Si algo no termina de arrancar ¡pivota!

4) Adelantarse al mercado: Hay ideas geniales para las que el mercado aún no está maduro. Salvo que seas un gigante y te respalden cientos de millones de euros... puede que este no sea tu momento (ver la historia de la Fidler Tablet). Lo mismo pasa si llegas tarde y hay saturación de proveedores. La suerte también tiene su componente a la hora de dar en el clavo en el momento adecuado.

5) Tirar la toalla: El peor enemigo de un emprendedor es él mismo (salvo que viva en España y haya tratado con la administración ;), empezar siempre es apasionante, pero mantenerse en la carrera resulta increíblemente tedioso y arduo. En esta como en la mayoría de las facetas de la vida, se pierden más oportunidades por el abandono que por el fracaso.

6) Crecer antes de tiempo: Otro error de bulto es pecar de exceso de optimismo en cuanto empieza a verse la luz al final del túnel. En ese momento muchos empresarios se lanzan a contratar más gente, e incluso se hipotecan para cubrir una oportunidad "casi cerrada", que al final nunca llega y les deja en la cuneta. No hay que confundir inversión con temeridad. Todo es bueno... en su justa medida.

7) No pensar con la cabeza: Hemos dejado para el final el más genérico de todos los errores, pero el que mejor explica la situación a la que muchos emprendedores que tenían muy claro que querían hacer algo, pero que no sabían exactamente el qué. La intuición es muy importante, pero también es hacer los deberes y no realizar suposiciones demasiado alegres y optimistas en el plan de negocio y en la estimación de ventas. Los estudios de mercado no son la panacea, pero no viene mal escudriñar el estado de la mar antes de embarcarse en una aventura en la que puedes estar jugándote el pellejo. Manolete, Manolete...

 

Superando el valle de la muerte
 

El caso es que muchos potenciales clientes nos contactan y lo primero que nos dicen es: “no tengo muy claro a lo que os dedicáis exactamente, pero me recomendó Fulanito S.L. y quiero que me hagáis lo mismo” o “si me aseguras que va a ser rentable, yo pongo el dinero que haga falta”. Pues bien, esto no funciona así. Nosotros sabemos conducir muy bien el vehículo (ojo, que es cuestión de sentido común y de experiencia, no de magia), pero no conocemos todos los caminos que llevan a la rentabilidad en todos los modelos de negocio, sectores y localizaciones… y dar con un mapa preciso del recorrido de la carrera obviamente lleva tiempo y esfuerzo. De hecho, podríamos decir que, en la mayoría de startups, este trabajo es más parecido a un rally por el desierto, que a una carrera sobre pavimento.

Para ilustrar este tema, hemos preparado una serie de artículos centrados en la faceta del marketing online (en los que no profundizaremos sobre los errores expuestos anteriormente), en los que os presentaremos datos y gráficos de inversión y retorno sobre algunos de los casos con los que nos hemos ido encontrando por el camino. Las cifras están un poco cocinadas para ser más ilustrativos y eliminar el ruido de campañas adicionales o circunstancias ajenas al concepto que queremos explicar. Esperamos que os resulten de interés y, por supuesto, que nos contactéis si tenéis cualquier duda y creéis que os podemos ayudar en algo:

  • Negocio no rentable vs negocio rentable
  • Negocio micronicho rentable
  • Servicio/producto no escalable
  • Servicio/producto escalable