Me han dado un presupuesto más barato...

Escrito porAnonymous (no verificado) Categorías: Tecnología, Opinión, Emprendimiento, Estrategia, Finanzas, Marketing

Hay que reconocer que, en general, somos bastante malos poniendo precio a las cosas. La gente confunde lo caro con el precio elevado, y lo barato con el precio bajo, pero atentos al consejo: cuando te estás jugando algo serio, que tu factor de decisión principal no sea el precio. Además, tendemos a comparar churras con merinas cuando no sabemos demasiado de un determinado tema... en el post de Las cosas claras y el chocolate espeso ya traté de clarificar algunos de los aspectos que diferencian el trabajo profesional (en el que se considera un sitio web como herramienta de generación de negocio), del que puede hacer cualquiera sin conocimientos de marketing que simplemente se fija en la apariencia; pero en este artículo trataré de profundizar además sobre la respuesta que damos a una de las preguntas que más escuchamos cuando presentamos un presupuesto a un potencial cliente: "fulanito me ha dado un presupuesto más barato". Y mira que nuestros precios son económicos.

Lo habitual, ya aclaro, es que tengamos que hacer mucha pedagogía, porque es normal que la gente sepa mucho de lo suyo, y algo menos de todo lo demás. Si digo cosas que os suenan a chino, no os sintáis incómodos y seguid leyendo por favor, y si os encontrais con una situación de estas cara a cara ¡preguntad! No hay preguntas tontas, de verdad. Lo peor de todo es soltar un discurso triunfal y al final del todo descubrir que quien tienes en frente no se ha enterado de nada. No seáis de ese tipo de personas que se callan para tratar de impresionar, y a las que luego se la cuelan en cualquier bazar como el de la imagen. Nosotros no vendemos páginas web sino ejecuciones prácticas de un proyecto o apoyos a la estrategia de una determinada línea de negocio, por lo que cuando oigo frases del estilo "en QDQ me lo hacen por 120€ al mes", o "en tal sitio me lo hacen por la mitad", o "mi sobrino me va a hacer la página en WordPress para ahorrarme unos euros y luego vosotros le dais una vuelta...", no os extrañéis si veis que mi ojo izquierdo empieza a temblar. Está bien tratar de regatear, pero conociendo antes las variables en juego y valorando en su justa medida lo que se tiene delante.

Hace quince años los proyectos web de calidad eran carísimos porque todo debía hacerse a medida. Después llegaron los CMS (como WordPress, Drupal, Prestashop, etc.) y toda esta funcionalidad se democratizó, al igual que el acceso al mercado global a través de los anuncios y las redes sociales. Entonces empezó a crecer la burbuja del Marketing Online con todo dios subiéndose a la ola de los eCommerce a 4000€ y las webs a 2500€, y finalmente ya estamos en la época en que nos hemos pasado de frenada con los "haztelo tú mismo" de 1&1, Wix o Jimdo.

A mi personalmente me dan un poco igual, porque no son competidores en nuestro nicho de mercado aunque en su publicidad digan "webs profesionales, optimizadas para posicionamiento SEO, etc.", pero nos cuesta más de lo que debería ser necesario explicar las diferencias con lo que hacemos (porque muchos les han vendido la moto de que se puede conseguir fácilmente posicionar y vender con estas otras plataformas, o incluso les han colado trabajos realizados en ellas como profesionales). Quien quiera sin más colgar un curriculum original o que se le encuentre la dirección postal y el teléfono cuando se le busque por el nombre de la empresa, que recurra a estos servicios. Pero quien quiera captar clientes a través de Internet... que preste un poco de atención a los siguientes apuntes:

  1. 1. Google no es tonto y hace falta algo más que el código fuente de la página respetando los estándares para posicionarla adecuadamente (SEO). Lo mismo puede aplicarse para muchos temas precocinados muy bonitos que podemos instalar en otros CMS.
  2. 2. La página debe gustarle a las máquinas, pero también a los visitantes. La calidad de los contenidos con un buen copywriting es crucial.
  3. 3. Sin una estrategia que capte visitas cualificadas (leads), la página web de por si no vale de gran cosa. Importantísimas las campañas de pago por click (SEM), los mailings, acciones en WhatsApp y las redes sociales (SMO).
  4. 4. Sin una estructura adecuada, perderemos muchos de esos leads sin que conviertan como cabría esperar.
  5. 5. Sin la imagen correcta (colores, tipografía, gráficos, fotos, contenidos, etc.), puede que no generemos la confianza suficiente para que compren nuestros productos o servicios al compararlos con los de la competencia.
  6. 6. Las web son mucho más que un escaparate. Muchos modelos de negocio se basan en la interacción con el usuario y ofrecerles un valor adicional (Software as a Service, comunidades nicho, servicios Premium...). ¿Es tu sector susceptible de darle una vuelta de tuerca a tu interacción con tus posibles clientes? ¿Has preguntado a un profesional?

Nosotros damos este servicio, y se nos da muy bien, pero una buena planificación y ejecución requiere tiempo de personas con experiencia, y eso no puede ofrecerse a precios ridículos, aunque sí puede salir barato (comparativamente hablando con las inversiones que no generan rédito).

Si nos comparan con otros presupuestos, que sea detallando punto por punto lo que se está ofreciendo. Veamos ahí si el ahorro está en funcionalidad/experiencia y no en el precio...

¿Queréis saber cuánto costaría llevar a cabo con éxito vuestro proyecto web? No dudéis en rellenar nuestro cuestionario de contacto y proporcionarnos tantos detalles como consideréis oportuno. Prometemos responder a la mayor brevedad posible.