Consejos para relacionarse con empleados

Escrito porAnonymous (no verificado) Categorías: Opinión, Emprendimiento, Estrategia
01 April 0   32

Este artículo forma parte de la serie El día de los dos amaneceres. No es un ensayo per se, si no un conjunto de citas o reflexiones puntuales que en algún momento de la vida se han cruzado en mi camino. Espero que te sean útiles: 

  • Como los caballos, los empleados pueden ser trotones, percherones, animales de tanda o purasangre... todos ellos útiles en sus respectivas funciones, pero siguiendo con el símil, no puedes permitir que revienten por no dejarles descansar. No permitas que estén ociosos, pero no les tengas galopando a tope de continuo o los perderás.
  • Escuchando una conferencia de Javier Megías sobre startups,  me llamó la atención la analogía que planteó entre los piratas de las empresas (los emprendedores disruptores) y los marineros (los gestores), haciendo hincapié en la necesidad que tenemos de no perder a los primeros cuando la cosa empieza a estabilizarse (porque nunca sabrás cuándo volverán a venir mal dadas). Lo que más curiosidad me produjo fue la frase: "Gestionar a un grupo de personas creativas es como intentar pastorear a un rebaño de gatos". Desde luego son perfiles más complicados que a algunos gerentes meciocres les parecerán demasiado incómodos, pero el verdadero talento no suele serlo, y no te los puedes dejar escapar.
  • Si no vas a poder pagar, no contrates. Es mejor y más eficiente que alguien "de casa" lleve ciertas tareas, pero hasta que tengas provisión de fondos suficientes: subcontrata. Y si la función ni siquiera pertenece al núcleo de tu negocio: externaliza. Sin dudas.
  • Con tu gente fuera los egos. No existen TUS éxitos si no son también SUYOS. Que no se te olvide que los necesitas (ver el final de la tercera temporada de House of Cards).
  • Estate muy encima de los comerciales. Págales un base suficiente para que estén seguros, dales la oportunidad de conseguir un buen variable para que estén motivados y no permitas que bajen sus números (leads, visitas, etc.) o tus ventas se resentirán. Salvo contadas excepciones, fíate más de las estadísticas que de las personas.

 

Estos son los enlaces al resto de artículos de la serie: