Beneficios de invertir en diseño para tu negocio

Escrito poramsantiago Categorías: Marketing

Una identidad corporativa fuerte y coherente es fundamental para el crecimiento de un negocio. Vivimos en una sociedad visual con un mercado muy competitivo, estamos acostumbrados a procesar marcas a una velocidad de vértigo y a desecharlas o recordarlas sin apenas percatarnos de lo que estamos haciendo.

Se estima que una persona normal recibe unos 3000 impactos publicitarios al día de los cuales se procesa de manera consciente en torno al 12%, los demás son descartados en el mismo instante de estar expuesto a ellos. ¿Cómo conseguir superar esta barrera y destacar entre el maremágnum de publicidad que nos rodea hoy día? La solución es sencilla: Invirtiendo en una buena identidad corporativa para nuestro negocio.

¿Y qué es una buena identidad corporativa?

Muchos emprendedores cometen el error de diseñar ellos mismos la imagen de su marca o de confiar en su primo, su sobrino o su amigo, ese que dibuja tan bien. Salvo que se dé el caso de que una de estas personas sea un profesional cualificado en el campo del diseño gráfico, esta suele ser una muy mala decisión.

Una identidad corporativa no es simplemente “un dibujito que ponemos al lado del nombre de nuestra marca”, su objetivo no es ser bonito: Su objetivo es ser útil.

Cuando presentamos nuestra marca al mundo pretendemos que se genere una comunicación entre nuestro negocio y nuestros potenciales clientes. Queremos llegar a ellos, hacernos un hueco en su corazón y conseguir que nos prefieran entre todos nuestros competidores. Para lograr captar la atención de nuestro target necesitamos un diseño cuidado e inteligente que genere interés y que represente los valores de nuestra empresa, facilitando la atracción de aquellos que son o podrían convertirse en nuestros clientes. Si nuestra marca destaca, el consumidor la ve, la reconoce, recibe una llamada de atención y eso se traduce en ventas que, al fin y al cabo, es lo que todo empresario desea.

creatividad

Solo tenemos una oportunidad para generar una buena primera impresión

Es imperativo que nuestra identidad corporativa sea fuerte y coherente; que represente los valores y la filosofía de la marca. De esta manera podemos encaminar la opinión subconsciente de los consumidores y sus sentimientos hacia nuestro negocio y nuestros productos y poner la primera piedra para construir una relación duradera y satisfactoria para ambas partes. Un diseño profesional conseguirá que nuestra marca sea reconocible, memorable y atractiva a los ojos de nuestro público objetivo, nos otorgará la visibilidad necesaria para destacar entre nuestros competidores y transmitirá la solidez y confianza que ayudan a mantener un negocio en marcha.

Invirtiendo en un diseño de identidad corporativa profesional al principio de nuestra andadura nos aseguramos de mantener bajo control todos estos factores para siempre, ya que una buena identidad corporativa trasciende el tiempo y las modas. El logotipo es el eje en torno al que orbitan – o, al menos, deberían orbitar – todas nuestras acciones de comunicación hacia nuestro público, por lo que comenzar esta relación con una imagen corporativa adecuada y, sobre todo, mantenerla, conseguirá proyectar una reputación sólida que no solo atraerá a tus clientes; también resulta útil para conseguir la atención de inversores o partners que nos ofrezcan posibilidades de crecimiento de negocio.

Como ya he dicho, la primera impresión es la más importante: Haz que cuente, consigue un contacto memorable y sólido. Invierte en diseño. Merece la pena.

infografía ventajas de invertir en diseño para tu negocio